Los espacios de cultura local. Un perfil egocentrista.

opinionOpinión.

Por Gabriela Costaguta.

Es a través de la llamada animación sociocultural donde se pueden manifestar diferentes líneas de acción de la política y su  particular mirada en cuanto al lugar de ubicación de los espacios respectivos. En este escenario, es donde se juegan aristas de un valor  que no contempla los modos de vida de toda la sociedad.
En Mar del Plata los diferentes estamentos de poder parecen aspirar a un objetivo prioritario: ubicar los espacios culturales en lugares  privilegiados que parecen buscar más el beneplácito del paseante (y votante) que generalizar la propuesta a toda la sociedad y llegar así con iguales alcances. Vemos entonces una multiplicidad de ofertas en  un espacio bastante reducido y elitista de la ciudad con diferentes niveles de dirección política pero con propuestas bastante similares cuyo  contenido podría muy bien nuclearse en un solo lugar aprovechando los otros en diversos niveles de expansión territorial.
Veamos: a nivel nacional, a través del Ministerio de Desarrollo Social tenemos el Instituto Unzué (hoy Espacio Unzué) , un gigantesco inmueble que podría haber sido aprovechado con creces para implantar en su seno una propuesta museológica de proporciones, además de otras actividades. Pero no, la Provincia, pese a disponer de un espacio considerable a poca distancia, el Complejo Teatral Auditorium, prefiere instalar otro de gran costo y envergadura también a pocas cuadras, el Museo de Arte Contemporáneo.  Los tres espacios se encuentran en un radio de alrededor de quince cuadras, en la zona norte de la ciudad y, por supuesto frente al mar, en un paseo de gran arraigo para el natural y el turista.
espacios de poder 1¿Qué nos ofrece el Municipio? Museos. Los principales ubicados en una elegante y exclusiva zona de la ciudad, barrio los Troncos y periferia el mismo. Tenemos el Archivo Museo Histórico Barilli (Villa Mitre), el Museo Casa sobre la famosísima Casa del Puente, el Centro Cultural Villa Victoria, la Villa Ortiz Basualdo- Museo Castagnino. Fuera de esa geografía pero también en zonas de privilegio barrial se encuentra el Museo de Ciencias Naturales en la Plaza España y el Museo José Hernández en la Laguna de los Padres Este último  el único fuera  del ejido urbano pero  al que solo se puede acceder en automóvil o en una  línea de colectivos de frecuencias  espaciadas. Teatros. El Centro Cultural Osvaldo Soriano y el Teatro Colón, los dos ámbitos en el centro de la ciudad. Debemos agregar dentro de este tipo de eventos la promoción de recitales y otras actividades  por parte del EMTUR (Ente Municipal de Turismo) en época veraniega también sobre la costa de la Playa Bristol.
Es evidente que las actividades culturales instaladas en la ciudad han tenido como objetivo un público definido que omite el concepto de inclusión generando evidentes formas de desigualdad. La cultura, sobre todo, es desarrollo, es entonces necesario ampliar la participación para un aprovechamiento más franco del espectro social ciudadano y no caer en la enorme desproporción que ofrece una realidad que muestra que chicos de Gloria de la Peregrina (Ruta 226. Km 20)   no hayan visitado nunca el mar y, por supuesto, menos aún, alguno de los museos o espacios culturales de la ciudad .
“Un gobierno democrático es un gobierno para todos , pero prioriza a partir de acuerdos sobre lo que, en cada momento, es mejor para todos como inversión en el camino al desarrollo integral e incluyente” (Coraggio, José Luis, “Las políticas públicas participativas”).